Buscar
  • virginiachaquiriand

Qué es la ovodonación? Cuándo se hace?

En algunas ocasiones, los óvulos de la pacientes no pueden ser utilizados para hacer un tratamiento, y en esos casos se puede recurrir a óvulos donados para conseguir el embarazo. En este artículo les contaremos un poquito más a propósito de esta técnica que ha permitido a muchas mujeres ser mamá gracias a la generosidad de las donantes.





Para conseguir el embarazo, necesitamos básicamente gametas que son óvulo y espermatozoide y el útero para anidar. Existen circunstancias en que no podemos conseguir los óvulos necesarios para que se forme el embrión con la capacidad de prenderse y evolucionar y por tanto que se produzca el embarazo.


En qué casos puede pasar esto? En pacientes que por algún motivo se le gastaron los óvulos, ya sea producto de la edad, que es algo fisiológico, o porque la depleción del ovario se produjo en forma acelerada, producto de enfermedades, tratamientos, causas genéticas, ambientales o desconocidas. Puede ser que esto se presente directamente como una menopausia, es decir que se detienen los ciclos menstruales, y las pacientes presentan síntomas como tuforadas de calor, insomnio, dificultades para conciliar el sueño, sequedad vaginal, sensación de angustia y otros más; o a veces, se presenta como lo que llamamos fallo ovárico oculto, es decir que la paciente sigue menstruando, regularmente y no presenta aún síntomas, pero cuando hacemos los estudios de reserva ovárica vemos que su reserva está muy afectada, y cuando hacemos procedimientos para obtener ovocitos, no podemos conseguirlos o por lo menos, no de la calidad suficiente para que eso termine en un embarazo.


También podemos recurrir a este tipo de tratamientos cuando las pacientes tienen enfermedades genéticas o alteraciones hereditarias que podrían transmitirse a la descendencia y tampoco podemos conseguir los óvulos suficientes como para poder realizar un tratamiento que finalice con un hijo sano en casa.


En algunas pacientes, luego de fallos repetidos de Fecundación in Vitro, con ovocitos propios, en que presumimos que el problema puede originarse en la calidad de los óvulos, también puede ser una opción el recurrir a óvulos donados.


Finalmente existen raros casos de pacientes en que por alguna razón no pueden exponerse a una estimulación para fecundación in vitro, o a una punción folicular por adherencias o enfermedades pelvianas que impiden que podamos obtener los óvulos.


Cómo se asignan o eligen los óvulos? De acuerdo a la legislación de nuestro país, la donación

debe ser anónima y altruista, es decir que la paciente no sabe quien es la donante, no la conoce y no tiene datos de la misma.

Las donantes son mujeres sanas, jóvenes, a las que se les realizan estudios de salud general y se descartan enfermedades infecciosas del tipo HIV, sífilis, Hepatitis B y C, se mira que tengan el cariotipo normal (los cromosomas), y los estudios de salud general normales, y se les realizan entrevistas psicológicas para evaluar su salud mental y la motivación para la donación.

No existen estudios que garanticen a 100% que una persona está libre de toda enfermedad, en ese momento y para toda la vida, ni estudios que "escaneen" todos los genes que tenemos en el organismo. Y así como nosotros mismos no podemos hacérnoslos, ni hacérselos a nuestra pareja, tampoco hay que tener la fantasía de que eso existiría para hacerles a las donantes.

Luego de estudiadas las donantes y hecha la selección de las mismas, se les realiza una estimulación como para una fecundación in vitro, y se obtienen los ovocitos.

Los mismos se asignan a las receptoras tratando que donante y receptora, tengan características físicas similares. Por eso se pide en los consentimientos, completar las características de ambos, como talla, peso, complexión, color de ojos, color de piel, cabello, etc. y se adjuntan fotos de ambos miembros de la pareja.

Nuevamente hay que tener claro que no existen personas idénticas a otras, y por tanto si bien será parecida, nunca será idéntica. Y las personas tenemos genes que heredamos de nuestros padres y nuestros abuelos que a veces no se manifiestan en nosotros mismos, pero sí en nuestra descendencia. Es por eso que una mujer morocha de ojos negros puede tener hijos rubios o de ojos claros... y por tanto aunque la donante sea parecida a quien será la madre biológica, puede suceder que el hijo, no sea idéntico, o que tenga características diferentes, que podrían venir de cualquiera de los progenitores, o incluso, ser producto del desarrollo durante la vida intrauterina.


Cuando se procede a realizar el tratamiento, se fecundan los óvulos de la donante (progenitora genética) con los espermatozoides de la pareja de la paciente, cuando los tenemos (si no tenemos se puede usar también semen de donante) y se realiza la fecundación in vitro.

Se pueden usar óvulos frescos (es decir que se realiza la punción folicular a la donante ese mismo día) o congelados (del banco de ovocitos). Hoy en día se considera que los resultados son similares, por eso sería indistinto recurrir a unos u otros.


En caso de producirse la fertilización, se observa al día siguiente, y luego se deja el embrión evolucionar hasta el día 5 o 6 hasta que se forme un blastocisto, y si es así, se puede congelar para transferir en diferido o transferir en fresco directamente si la madre tiene el endometrio (la parte de adentro del útero) sincronizado con el tiempo de evolución embrionaria.


Para preparar a la paciente, quien será la madre biológica, se puede preparar el útero en ciclo natural o con medicación. En general depende de si la paciente tiene ciclos normales, si el endometrio puede o no recibir medicación hormonal, las preferencias del equipo médico en cuanto a la técnica que manejan habitualmente y los resultados que tienen con ello.


La transferencia embrionaria no requiere anestesia. Se realiza en una sala al lado del laboratorio, en general es la misma donde se realizan las punciones, no porque sea invasivo ni requiera anestesia, sino por un tema de los filtros de aire y para que los embriones no se alejen de las condiciones ideales, y la paciente se coloca en posición ginecológica, se le pone el espéculo, y con la guía de la ecografía y la vejiga llena, se introduce el embrión dentro del útero con la ayuda de un catéter que es como un "pelito" y bajo guía ecográfica.

Se trata de una maniobra sencilla, indolora y sin riesgos. Solo tienen la molestia del espéculo y tener la vejiga algo llena. 


Las probabilidades de embarazo con este tipo de tratamiento son de las más altas que tenemos en medicina reproductiva y están en el orden del 50%. Es importante tener claro esto porque por un lado, es muy alto y por tanto hay que estar muy seguro y convencido de que estamos prontos para hacer el tratamiento, por otro lado, saber que se transfiere un solo embrión, para evitar el embarazo múltiple.

Por otro lado, tener claro que no todo el mundo embaraza todas las veces y que a veces, aunque hayamos decidido pasar a óvulos donados, no tenemos garantía de éxito en todos los casos.


Si la paciente consigue el embarazo, tendrá los riesgos en cuanto a las complicaciones del embarazo que se vinculan a quien lleva el embarazo de acuerdo a su terreno y edad (hipertensión arterial, diabetes, prematuridad, u otras...) y los riesgos en lo cromosómico de acuerdo a la edad de la donante (que en general son de los más bajos de la medicina reproductiva, pero no son cero).


En cuanto al embarazo, durante el mismo, la madre biológica, quien lleva el embarazo, será quien moldee el ADN de ese bebé. El útero es el primer ambiente de desarrollo, y el código genético que todos nosotros tenemos tiene millones de genes y solo una pequeña porción de los mismos se expresa. Es lo que llaman la epigenética. Durante la vida intrauterina, la madre biológica será quien "prenda" y "apague" los genes del bebé en sus etapas más precoces e iniciales.

De la misma manera que si una persona tiene predisposición genética para una patología pulmonar y puede pasar toda su vida y no manifestarla si se cuida, o que ésta se expresa si la persona fuma, sucede los mismo con muchísimos de los genes de nuestro código genético.

El moldeo del ADN inicia desde los momentos más precoces e iniciales, y por eso es que la madre biológica tiene una incidencia muy importante en quien será ese bebé.

Finalemente, sabemos por estudios que hace muchos años que se vienen realizando, que células madre totipotenciales que sobreviven a lo largo de toda la vida atraviesan la placenta desde la mamá al bebé, y del bebé a la mamá y por lo tanto, encontraremos en el niño células enteras de su madre inclusive en su vida adulta, y en la madre, las de sus hijos, hasta muchos años después de haberlos tenido. Y todo eso, aunque el embarazo haya sido producto de donación de gametas, o inclusive de embriones.


Más allá de las evidencias científicas, es muy importante que la pareja o la paciente que están evaluando esta alternativa, hagan el proceso psicológico necesario para elegir si ésta es la técnica y la alternativa más adecuada para ellos, no solo en cuanto a tasas de embarazo, sino en lo personal y lo afectivo.

Para algunas personas, es una opción excelente, porque les permite tener sus hijos, vivir el embarazo, el parto y la lactancia, y sienten que su maternidad no pasa por los cromosomas que pueda tener su hijo.

Para otros, no hay diferencia con la adopción de un hijo ya nacido, y prefieren esta última, y también es una maravillosa alternativa, porque además, le dará la oportunidad a un niño de tener sus padres y su familia.

Y para otros, no es una opción, y prefieren dejar los tratamientos y vivir en pareja sin hijos. Y también es muy respetable.

Cada uno tiene que ver y buscar la mejor alternativa para sí mismo y para su pareja, para su vida, sus principios y opciones de vida. Lo más importante es conocer las alternativas que existen, los pro y los contras, lo que implican y lo que se puede esperar como resultados de cada uno, así como la evidencia y los conocimientos que tenemos al momento de tomar la decisión. Y luego llevar eso a su vida, aterrizarlo, y trabajarlo, y elegir.

Y en ese camino, el de evaluar, analizar, tener y la información, así como el tratamiento que elijan, los acompañaremos, los médicos de reproducción, los psicólogos, el equipo de laboratorio y todo el equipo de gente que trabaja en esto, tratando que tengan los mejores resultados, no solo en tasas de embarazo, sino que la vivencia del proceso, sea lo mejor posible. 

128 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Dra. Virginia CHAQUIRIAND

Ginecología

Especialista en Medicina Reproductiva

Fertilidad

Clinica Ginecotocologica "B". 

Facultad de Medicina

Universidad de la República.

Tel: 24871515 int 2519

MEDICARE

Canning 2385

Tel: 24800890

097 77 88 80

Smart Clinic

Dr. Isabelino BOSCH 2529

Montevideo

Tel: 2709 96 24

097 77 88 80

MEDICARE

Canning 2385

Tel: 24800890

097 77 88 80

COSEM Vilamajó

Gastón Ramón 2322

Consultorio 102

Tel: 2403 00 00

© 2020 by Virginia Chaquiriand. Proudly created with Wix.com