Buscar
  • virginiachaquiriand

Cómo son los pasos de una inseminación artificial? De qué se trata y cuándo está indicado?

En estos días en que se habla mucho del cambio en la normativa por los precios de las inseminaciones artificiales, les contaremos un poquito más a propósito de esta alternativa de tratamiento de reproducción asistida.





En medicina reproductiva dividimos los tratamientos en los llamados de baja complejidad y alta complejidad. Baja complejidad quiere decir que requieren una infraestructura menos compleja, dado que la fecundación (encuentro entre óvulo y espermatozoide) se produce en la pelvis de la mujer.


Entre ellos están los coitos programados o relaciones dirigidas (que son lo mismo) y las inseminaciones artificiales (que pueden ser con semen del cónyuge o de donante anónimo).


Hoy veremos algunas características de las inseminaciones que son entonces de los tratamientos de baja complejidad.





De qué se trata? Básicamente, es la colocación en el cuerpo de la mujer, de los espermatozoides, para acercarlos, en el momento de la ovulación. Existen varios tipos y esquemas según el caso de la paciente y la "escuela" al que pertenezca el médico.

Así verán que en otros tiempos se dejaba la muestra de semen entero (sin preparación) en vagina o incluso en el cuello uterino de la mujer. Hoy en día, esa técnica ya no se usa por parte de los especialistas en reproducción. La que se usa es la inseminación intrauterina, es decir que se debe preparar la muestra de semen en el laboratorio, para separar los espermatozoides del líquido seminal, porque éste no puede entrar en el útero, generar los cambios en los espermatozoides que normalmente se producen en vagina y cuello, y luego se depositan con un catéter cerca del fondo del útero.

De esa manera, luego tienen que recorrer las trompas, encontrar el ovocito y si se produce la fertilización, el pre-embrion debe volver por las trompas hasta la cavidad uterina, seguir dividiéndose hasta que al encontrar el útero unos 5 a 7 días más tarde, establece un diálogo con el endometrio (tejido que recubre el útero) para implantar. Para ello el embrión tiene que invadir al endometrio y este último envolver al embrión, para recibirlo y alojarlo. Es decir que este proceso depende tanto de uno como del otro, y del diálogo que se produce entre ambos.


Se puede realizar con semen de la pareja de la paciente, o en los casos en que no contamos con ello, semen de donante anónimo. Esto puede deberse a que el marido no tiene espermatozoides, o tiene alguna enfermedad transmisible que no podemos evitar y que la pareja prefiere no arriesgarse a transmitirla, o porque es una pareja homosexual o una mujer que no tiene pareja.


Los pasos son aproximadamente los mismos. La diferencia es que quienes precisan semen de banco, tienen que previamente tener muestra asignada por el mismo, para comenzar el tratamiento con la tranquilidad que contamos con los espermatozoides para ello. Desde que tenemos la ley de reproducción ha aumentado mucho la demanda, y no siempre hay muestras disponibles con las características para es paciente o pareja.


En el banco de semen, tienen dos consultas, una para estudiar el caso, analizar las características de la paciente o pareja, explicarles cómo se seleccionan los donantes y los estudios que se les hace, y se les da un tiempo de reflexión para luego llenar el consentimiento y que se les asigne en una siguiente consulta la muestra. Además es importante, cuando involucra gametas donadas, consultar con Psicólogos especialistas en reproducción, para trabajar todo esto. Desde las dudas y fantasías en cuanto al donante, lo que implica, cómo explicarlo al niño, cómo abordar el tema con la pareja o con el resto de la familia, o amigos y demás. El ideal es inclusive tener un acompañamiento durante el embarazo y luego periódicamente cuando el niño va creciendo. Para que todo transcurra lo mejor posible, y lo más "liviano" de preocupaciones.


En cuanto al tratamiento en sí mismo y los pasos para ello, se inicia con el ciclo menstrual. Se realiza una ecografía entre días 2 y 5 del ciclo. En casos en que la mujer es joven o tiene mucho riesgo de embarazo múltiple como en el ovario poliquístico por ejemplo, se puede inclusive comenzar más tarde.

Si bien se puede realizar sin estimulación, no es algo muy frecuente porque las tasas de embarazo son bajitas, y si no hacemos una inducción de la ovulación son aún menores. Y dado los costos y sobre todo la ansiedad que todo esto genera, en general se opta la siempre hacer la estimulación. Por supuesto que con todos los cuidados necesarios para tener una buena ovulación de uno o dos folículos, máximo tres.

Porque el objetivo es el embarazo único, y que la gente se lleve un hijo sano a su casa.


A pesar de todo la principal complicación sigue siendo el embarazo múltiple.


A medida que se va haciendo la estimulación se realizan controles ecograficos, con ecografia transvaginal para ajustar las dosis de medicación y ver el momento de la ovulación. Puede ser necesario realizar estudios de sangre para evaluar las hormonas, para ayudarnos en la decisión de las dosis de estimulación o para elegir el mejor momento para la ovulación.

En general se administra un inyectable final para sincronizar el momento de la ovulación con la inseminación. Dos horas antes de la misma, se prepara la muestra de semen, y luego, en una maniobra similar al papanicolau, se realiza la inseminación.

Algunos médicos esperan a que la ecografía vea la rotura del folículo para coordinar la inseminación, y otros, como nosotros, lo hacemos en función de la dosificación hormonal si fue necesario hacerla, el seguimiento ecográfico y el horario del inyectable que desencadena la ovulación. Como mencioné más arriba, así como para otras especialidades, en medicina hay escuelas, y formas de hacer, y eso no quiere decir que uno sea mejor que otro. Cada uno tiene su forma y conoce sus resultados, y por ello elige su "escuela".  





La paciente se coloca en posición ginecológica, se coloca el espéculo, se puede realizar bajo ecografía abdominal, y se introduce en el útero un catéter especialmente diseñado hasta un centímetro del fondo del útero. Idealmente la vejiga tiene que estar llena o semi-llena. Se depositan los espermatozoides allí, y se retira el catéter y el especulo. 

Luego de realizada la inseminación se suele indicar progesterona por vía vaginal por dos semanas.

No es necesario hacer reposo ese día ni los días posteriores, ni nada raro. Solo evitar, como en toda pareja que busca embarazo, el alcohol, las drogas y el tabaco. Y evitar las infecciones virales, hoy en día, insistimos mucho en extremar los cuidados por el COVID-19.


Para poder plantearnos las inseminaciones necesitamos tener óvulos (es decir que la paciente tiene que poder ovular), tener espermatozoides, por lo menos una trompa permeable y una pelvis que no tenga procesos adherenciales importantes, y un útero en condiciones de anidar.


Las tasas de embarazo, por cada ciclo parecen bajitas, pero son más altas que cuando esas mismas personas buscan embarazo en casa. En las parejas con esterilidad o subfertilidad, en que la mujer tiene menos de 35 años, una reserva ovárica adecuada, trompas permeables, útero sano y espermatozoides suficientes, por cada intento, la tasa a nivel internacional es 12 a 15% de embarazo.

Es importante tener esto claro, porque si la mujer es mayor o si alguno de los factores arriba mencionados no está tan bien, es menor aún.

En los casos de inseminación con semen de banco en mujeres SIN esterilidad ni subfertilidad, con las mismas edades (menores de 35) es un poco mayor, 15 a 18 %, porque son mujeres que no han embarazado porque no se expusieron, no porque a priori tengan dificultades reproductivas.


Es por esto, que cuando uno inicia estos tratamientos, hay que tener paciencia, y muchas veces necesitamos ayuda para manejar la incertidumbre. Y no sentir que si no funciona, se acaba el mundo.


En Uruguay, la reglamentación preve que si en tres intentos no se produjo el embarazo, se puede solicitar el Fondo Nacional de Recursos la Fecundación in Vitro, por fallo de inseminaciones.

En realidad, las tasas que mencionamos se mantienen en teoría hasta el 6o intento, por lo cual, quienes quieren continuar por ese camino un poco más, no es que esté mal, es solo que en general, después de tres fracasos, las pacientes y o parejas, prefieren cambiar a algo con mayor tasa de embarazo.


En cuanto a los costos, cuando se realizan por ASSE (salud pública) no tienen costo. Cuando se realizan a través de la mutualista, hoy en día, desde el 1 de julio, tienen un costo de unos 7500 pesos cada intento (máximo de tres intentos), que incluye la medicación para estimular la ovulación, las ecografías de seguimiento, la preparación de la muestra de semen, la muestra de semen de banco cuando ello es necesario, y la inseminación.

Para las pacientes que desean hacerlo a través de los seguros médicos, ellos tienen establecido planes que varían según el tipo de cobertura.

Finalmente si desean hacerlo en forma particular, la Sociedad Uruguaya de Reproduccion Humana estableció los aranceles para ello, que contemplan paso a paso cada una de las etapas, y la medicación se compra en farmacia y los costos varían según lo que cada uno necesita.


Si bien uno mira las tasas de embarazo de cada intento y parecen super bajitas, no es tanto para ser por un solo "tiro" y hay muchísimos niños nacidos gracias a este tipo de procedimiento, que tiene la gran ventaja de ser sencillo, fácil de llevar, y con muy poquitas complicaciones. Recordando siempre que la más frecuente de las complicaciones es el embarazo múltiple, que no es el objetivo.

Cuando la indicación del punto de vista médico está, vale la pena intentarlo. Quienes tienen dificultad para manejar la incertidumbre, o la posibilidad de fracaso, les repercute en la vida personal, de pareja o familiar, recordar siempre que en todos los servicios de fertilidad hay psicólogos que están para ayudarlos y acompañarlos, además del resto del equipo, para hacer que todo esto transcurra de la mejor manera, hasta que puedan conseguir el niño sano en casa.


321 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo