top of page
Buscar
  • Foto del escritorvirginiachaquiriand

Qué es la Adenomiosis y como afecta en la fertilidad

¿Qué son el endometrio y el miometrio?


adenomiosis


El útero está compuesto por varias capas, de las cuales las dos más importantes son el endometrio y el miometrio. El endometrio es la capa interna del útero, que se engrosa cada mes en preparación para un posible embarazo y se desprende durante la menstruación si no se produce la implantación. Esta capa es esencial para la implantación del embrión y el mantenimiento del embarazo. Por otro lado, el miometrio es la capa muscular que rodea el endometrio. Está compuesto por tejido muscular liso y es responsable de las contracciones uterinas durante el parto y la menstruación. La interacción entre estas dos capas es crucial para la función reproductiva del útero.


¿Qué es la endometriosis uterina interna?


La adenomiosis, también conocida como endometriosis uterina interna, es una condición en la que el tejido endometrial crece dentro del miometrio. Este crecimiento anormal provoca un engrosamiento del útero y puede causar síntomas significativos, como dolor pélvico y menstruaciones abundantes. A diferencia de la endometriosis externa, donde el tejido endometrial se encuentra fuera del útero, la adenomiosis se limita a la pared uterina. Este tejido endometrial ectópico dentro del miometrio responde a las hormonas del ciclo menstrual, lo que provoca inflamación, sangrado interno y formación de nódulos o quistes dentro del músculo uterino. La adenomiosis puede coexistir con la endometriosis, complicando aún más el cuadro clínico.


Causas de la adenomiosis


La causa exacta de la adenomiosis no se conoce completamente, pero se han propuesto varias teorías. Una de ellas sugiere que el tejido endometrial se introduce en el miometrio a través de invaginaciones microscópicas durante el ciclo menstrual. Otra teoría postula que la adenomiosis podría originarse de células madre que se diferencian en tejido endometrial dentro del miometrio. Además, se ha sugerido que el trauma uterino, como cirugías o partos, puede contribuir a la migración del tejido endometrial al miometrio. Los cambios hormonales también juegan un papel crucial en el desarrollo y progresión de la adenomiosis, ya que el tejido ectópico es sensible a los estrógenos.


Factores de riesgo


Varios factores de riesgo están asociados con la adenomiosis. Las mujeres de entre 35 y 50 años son más susceptibles a desarrollar esta condición. El antecedente de cirugía uterina, como cesáreas o legrados, incrementa el riesgo, al igual que los partos múltiples. Las mujeres con ciclos menstruales largos y pesados también están en mayor riesgo. Además, la predisposición genética podría desempeñar un papel en algunas mujeres, ya que la adenomiosis puede ser más común en aquellas con antecedentes familiares de trastornos ginecológicos. La exposición prolongada a los estrógenos, ya sea por factores endógenos o exógenos, también puede aumentar el riesgo de desarrollar adenomiosis.


Síntomas de la Adenomiosis


adenomiosis
sintomas de la Adenomiosis

Los síntomas de la adenomiosis varían en severidad y pueden incluir menstruaciones abundantes (menorragia), dolor pélvico crónico, dismenorrea (dolor menstrual severo) y dolor durante las relaciones sexuales (dispareunia). Algunas mujeres pueden experimentar síntomas similares a los de la endometriosis, como fatiga y malestar general. En casos severos, la adenomiosis puede causar una hemorragia uterina disfuncional, lo que puede llevar a la anemia. La hinchazón abdominal y la presión en la vejiga o el recto también son síntomas comunes, debido al aumento del tamaño uterino. Es importante destacar que algunas mujeres con adenomiosis pueden ser asintomáticas y descubrir la condición solo durante estudios de infertilidad o procedimientos quirúrgicos.


¿Cómo es el diagnóstico de la adenomosis?


El diagnóstico de la adenomiosis puede ser desafiante debido a la superposición de síntomas con otras condiciones ginecológicas como la endometriosis y los fibromas uterinos. La ecografía transvaginal es una herramienta de diagnóstico común que puede revelar signos de adenomiosis, como el engrosamiento del miometrio y la presencia de quistes miometriales. La resonancia magnética (RM) es muy precisa y puede proporcionar imágenes detalladas del útero, ayudando a diferenciar entre adenomiosis y otras patologías. En algunos casos, el diagnóstico definitivo solo se puede confirmar mediante un examen histológico del tejido uterino obtenido a través de una histerectomía, aunque esto es menos común debido a su naturaleza invasiva.


¿Existe tratamiento frente a la adenomiosis?


El tratamiento de la adenomiosis depende de la severidad de los síntomas y los deseos reproductivos de la paciente. Las opciones no quirúrgicas incluyen el uso de antiinflamatorios no esteroides (AINE) para el dolor y la terapia hormonal para reducir el sangrado y la inflamación. Los anticonceptivos hormonales, el dispositivo intrauterino liberador de levonorgestrel y los agonistas de la hormona liberadora de gonadotropina (GnRH) son opciones comunes. En casos severos o cuando los tratamientos médicos no son efectivos, puede ser necesaria la intervención quirúrgica. Las opciones quirúrgicas varían desde la ablación endometrial, que destruye el revestimiento del útero, hasta la histerectomía, que es la extirpación completa del útero y se considera el tratamiento definitivo.


Consecuencias en la fertilidad


La adenomiosis puede tener un impacto significativo en la fertilidad. La inflamación crónica del miometrio puede interferir con la implantación del embrión y el desarrollo del embarazo. Además, el ambiente inflamado y las alteraciones en el flujo sanguíneo uterino pueden afectar negativamente la receptividad endometrial. Las mujeres con adenomiosis pueden experimentar tasas más altas de infertilidad y abortos espontáneos recurrentes. Aunque algunas mujeres pueden concebir sin dificultad, otras pueden necesitar tratamientos de fertilidad para mejorar sus posibilidades de embarazo. La evaluación y manejo adecuados de la adenomiosis son esenciales para mejorar los resultados reproductivos en las mujeres afectadas.


Adenomiosis y embarazo


La adenomiosis puede complicar tanto la concepción como el curso del embarazo. Las mujeres con adenomiosis tienen un mayor riesgo de aborto espontáneo, parto prematuro y complicaciones durante el embarazo, como la placenta previa y el desprendimiento prematuro de la placenta. Sin embargo, muchas mujeres con adenomiosis pueden llevar embarazos a término con éxito, especialmente si la condición se maneja adecuadamente antes y durante el embarazo. La planificación y el monitoreo cuidadoso por parte de un especialista en fertilidad y un obstetra son cruciales para minimizar los riesgos y optimizar los resultados del embarazo en mujeres con adenomiosis.

8 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page