Buscar
  • virginiachaquiriand

Cómo mejorar la fertilidad natural, y qué mitos son falsos y debemos dejar de lado.

Cuando una pareja comienza a buscar embarazo, hay algunas cosas que pueden contribuir a mejorar las condiciones para un embarazo, pero también hay muchos consejos o mitos, que forman parte del "saber popular" que se les recomiendan, por parte de amigos, conocidos o que leen en internet. Muchos son falsos, y no sólo no ayudan, sino que a veces generan más estrés y angustia.




Para mejorar las condiciones con vistas a un embarazo, idealmente ambos miembros de la pareja deben tener un peso adecuado, con un indice de masa corporal en parámetros saludables (18 a 25). Hay que tener alimentación equilibrada, al día de hoy parecería ser que la dieta ideal es la mediterránea, hacer ejercicio en forma regular y no tener hábitos tóxicos (alcohol, drogas de cualquier tipo o cigarrillo).


Las personas que tienen enfermedades pre-existentes tienen que consultar con sus médicos de cabecera, para ver si es el momento adecuado para buscar embarazo, tanto del punto de vista de la patología en sí así como del tratamiento, y evaluar bien la influencia de la misma sobre un potencial embarazo, y del embarazo sobre la misma.


En algunas instituciones existen policlínicas especializadas en controlar embarazos de pacientes con patologías de base, que son llamadas de alto riesgo, que tienen equipos multidisciplinarios con médicos internistas habituados a tratar pacientes embarazadas, hematólogos, psicólogos, neurólogos, nefrólogos, endocrinólogos, y otros especialistas que según lo que las pacientes tengan se encargan de seguir a las pacientes en conjunto con el equipo de Ginecologia y Obstetricia.

Lo ideal, es que las pacientes que tengan algún factor de riesgo, consulten con estos equipos, preconcepcional, para que las condiciones para buscar el embarazo estén optimizadas de todo punto de vista.


Los hombres también a veces pueden tener enfermedades que repercutan en la producción de espermatozoides o que requieran medicación que pueda afectar a este nivel, con lo cual cuando tienen patologías es importante que consulten también, ya sea con su médico tratante o con andrólogo.


En las mujeres se aconseja siempre tomar ácido fólico preconcepcional para reducir el riesgo de malformaciones del tubo neural en los bebés cuando quedan embarazadas. Y se suele realizar una consulta preconcepcional con ginecólogo para hacer una serie de análisis generales y verificar que los controles ginecológicos estén al día.


Una vez en campaña de buscar embarazo, no hay que hacer nada más que tener relaciones sexuales frecuentes, sin protección.


Hay algunos mitos que hablan de la frecuencia de las relaciones, desaconsejando tener en forma más frecuente que cada dos días, o que recomiendan determinadas fechas, o posiciones, o que dicen que no hay que levantarse luego de las mismas... o que hay que irse de viaje para embarazarse.


En realidad, el óvulo vive 12 a 24 hrs en condiciones de ser fecundado, por lo cual lo importante es que en ese momento haya espermatozoides en el tracto genital femenino que puedan fertilizar. Los espermatozoides viven 48 a 72 hrs, por lo tanto, si llegan en tandas cada 2 ó 3 días o en tandas de todos los días es indiferente. Si llegaron uno o dos días antes o el mismo día, o unas horas después de la ovulación, es igual. Inclusive hay trabajos que muestran que la fragmentación del ADN de los espermatozoides es menor cuanto menor tiempo de abstinencia, por lo que las relaciones pueden ser diarias, o más si a la pareja la hace feliz.


En cuanto a la fecha de ovulación, si bien en teoría es alrededor del día 14 del ciclo, a veces puede ser antes y a veces puede ser después. Y nos enteramos retrospectivamente calculando 14 días antes de la menstruación cuándo fue la del mes anterior, pero claramente ya no tiene ninguna utilidad. Por otro lado, en la práctica cotidiana vemos que muchas parejas, tienen relaciones frecuentes, hasta que empiezan a buscar embarazo, y ahí solo tienen relaciones el día o los días que la aplicación que tienen instalada en el teléfono recomienda, o que las tirillas de detección de LH en orina marca positivo. Y el resto del mes: " si te he visto, no me acuerdo".

En materia de tasas de embarazo, no parece recomendable ese tipo de práctica, porque si la app le erra, o la tirilla tiene un falso negativo, ese mes nos perdimos el tren. Pero por otro lado, se va deteriorando la relación de pareja y los aspectos que tienen que ver con la sexualidad no reproductiva en la pareja. Al final parece que los mismos que se querían, y tenían relaciones como parte del vínculo que los unía (a veces hasta evitando el embarazo con métodos anticonceptivos), de repente pasan a tener relaciones solo para embarazarse y el resto de los aspectos de la sexualidad se van desdibujando.

Y esto es muy peligroso, porque cuando el embarazo demora en llegar, termina afectando a la pareja, al vínculo y a aspectos profundos, y después, si además llega el embarazo y el hijo, en muchas ocasiones termina de destruirse la pareja; porque ambas cosas (el embarazo y la llegada de un hijo) son sucesos vitales que generan estrés en la pareja.

Por tanto el mejor consejo es que traten de seguir disfrutando de la sexualidad como antes, que no sea con objetivo reproductivo, que sea como antes pero sin contracepción, y en lo posible seguido... tanto como les haga felices.


En cuanto a las posiciones, no hay ninguna evidencia que muestre que haya alguna que favorezca, o por el contrario reduzca la probabilidad de embarazo.

Es importante que luego de la relación la mujer se levante, se higienice y orine para prevenir las infecciones urinarias.

Luego de la relación, el líquido seminal que vehiculiza los espermatozoides y queda en vagina, coagula y se sale. Eso es normal... los espermatozoides son microscópicos y suben solos. Ese líquido tiene por función llevarlos hasta la vagina solamente, y no entra en el útero. No pasa nada si al ir a orinar o levantarse después de tener relaciones se sale.


No es necesario hacer reposo, ni "olvidarse del tema" tampoco. Muchas veces cuando una pareja no consigue embarazo, la gente les dice: "cuando se olviden se van a embarazar" o "cuando se vayan de viaje...".

Lo cierto es que algunas parejas que empiezan a buscar embarazo y tienen relaciones solo cuan les indica la app no consiguen el embarazo. Cuando se olvidan, desisten o se van de vacaciones, comienzan a tener relaciones más seguido, y aumentan las probabilidades de que se encuentren óvulo y espermatozoides. Pero el cambio no fue porque viajaron o se olvidaron, fue que tuvieron relaciones sexuales más frecuentes.

Así que sobre todo, no culpabilizar ni sentirse mal, ni sentir que no me embarazo porque quiero embarazarme. Eso es falso, y hace muy infelices a las personas.


En cuanto al estrés, cuando las parejas trabajan mucho, están cansadas o tienen factores estresantes que hacen que tengan menos relaciones sexuales, tienen menos chances de embarazo, pero es por lo mismo... porque no tienen relaciones o son poco frecuentes y se reduce las chances de que el ovocito que como dijimos vive 12 a 24 hrs justo caiga un día que habían espermatozoides en la vuelta.

Existen casos de estrés muy extremo, situaciones que no son frecuentes en la vida cotidiana, como por ejemplo las mujeres que estaban en los campos de concentración o situaciones vitales realmente muy estresantes, o alteraciones de la nutrición (anorexia nerviosa, bulimia), tratamientos con psicofármacos, o patologías que determinan la inhibición de la ovulación, y en ese caso, no se produce el embarazo por la falta de la misma. Las pacientes que no ovulan, en general, se dan cuenta porque no menstrúan regularmente.


Finalmente hay otros conceptos que son erróneos como que porque ya tengo hijos, no voy a tener problemas para tener más, o que en mi familia no hay antecedentes así que yo puedo buscar a cualquier edad, o que hoy en día la ciencia soluciona todos los problemas y la edad ya no es un problema.

Como toda patología, puede aparecer en algún integrante de la familia por primera vez, y el hecho que nadie haya tenido algo no exime de tenerlo. Por otro lado, en las generaciones anteriores a las nuestras, las mujeres tenían sus hijos muy jóvenes, y si después de los 30 no se quedaban embarazadas, quizas era un alivio, más que un problema, porque después de los 30, ya habían tenido varios...

Haber tenido hijos previamente no impide que después de ello, aparezcan patologías que afecten a la fertilidad, tanto a hombres como a mujeres, y por eso, es importante estudiar a ambos integrantes de la pareja desde el principio, independiente de que hayan tenido o no hijos antes, con la misma o con otra pareja.


Por lo que tiene que ver con la edad, ésta afecta a la fertilidad tanto en hombres como en mujeres. En la mujer se nota más, porque la cantidad y calidad de ovocitos se afectan progresivamente y después de los 40 años, se hace más difícil embarazarse. En los hombres si bien disminuye menos marcadamente y hombres mayores pueden embarazar, los espermogramas a edades avanzadas no son tan buenos como los de los jóvenes. Por otro lado, se sabe que existen algunas enfermedades de origen genético que aparecen "de novo", que se vinculan a la edad paterna.

La biología no estudió sociología, y no se ha enterado que a los 35 ó 40 años, nos sentimos jóvenes para muchas cosas, y que muchas personas aún no se plantean formar familia todavía. Existe la creencia que con las herramientas de la ciencia, se puede solucionar eso y que con técnicas de reproducción asistida, basta hacer una fecundación in vitro y se consigue el embarazo. Y no es así, el éxito de las técnicas depende de la calidad de las gametas (óvulos y espermatozoides) y éstas a su vez, dependen entre otras cosas de la edad, sobre todo en el caso de la mujer.


Por lo tanto, cuando planificamos buscar embarazo, es importante consultar para tener los controles al día, hacer ejercicio, alimentarse en forma equilibrada, eliminar hábitos tóxicos, y tener relaciones frecuentes, cuidando la relación de pareja y tratando de ser felices. Y en lo posible, buscar a edades jóvenes, o por lo menos no posponer el embarazo sin conciencia de que, de hacerlo, perdemos probabilidades.

En las mujeres que menstrúan regularmente, que tienen menos de 35 y que ninguno de los integrantes de la pareja tiene factores de riesgo para no embarazarse, pueden esperar hasta un año antes de consultar si el embarazo no llega.

En el caso de tener más de 35, tener ciclos irregulares, o haber tenido enfermedades por parte de alguno de los integrantes de la pareja que incrementen el riesgo de dificultades reproductivas, se justifica consultar antes, a los 6 meses o antes inclusive.

Y mientras estén haciendo los estudios de valoración o inclusive los tratamientos, nunca hay que "dejar de practicar". Los tratamientos de reproducción son para sumar a la búsqueda en casa, no para sustituir. El objetivo es que el embarazo llegue, lo antes posible, no importa si espontáneo o con tratamiento.


433 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo